viernes, 12 de julio de 2013

Pregunta #1

     Me han mandado una pregunta por correo y me parece interesante y divertido contestar en el blog. Así hago algo nuevo que lo de siempre ya cansa a veces. Bueno, hoy inauguro la sección, pero os informo que podéis mandarme cualquier pregunta que tengáis a mi correo: FONSODESADE@GMAIL.COM 

     La pregunta de hoy es:

¿CUÁL ES LA PRENDA DE ROPA QUE MÁS TE PONE?

A mi particularmente no me pone cachondo ponerme ropa. Sin embargo sí me mola que el tío con el que estoy lleve ciertas prendas. 


     Por ejemplo el jockstrap. Me flipa que por detrás esté tan abierto, tan indefenso y susceptible a "violaciones". Cuando uno posa la mano en el culo de otro tío y éste no está tapado tiene su punto de morbo. 

     Pero también me pone fino filipino, los calzoncillos que guardan un buen culito como el de la imagen, y es que la tela ajustándose al contorno del culo es... uf... Si son de color blanco o grises y de tela fina... Pierdo la cabeza.

     Otra prenda, prendas mejor dicho, que me pone cachondo es el traje con corbata. Los tíos que van trajeados pero con camisa ajustada y con una corbata fina (si encima tienen barba...) me llevan al cielo. No necesito tíos que tengan cuerpos de revista, pero un tío que se arregle un poco la barba, sea un poco más alto que yo y en traje como a mí me gusta, tiene casi muchas las papeletas para ponérmela dura. 


Y voy a terminar porque sino me podría tirar horas aquí sacando cosas morbosas. Hay una cosa que me alucina en un tío con unas piernas fuertes, y es que se pongan medias. Poder acercarme por detrás y romperle las medias por detrás. FLIPO. 


Después de esta entrada tan caliente que he tenido que escribir, por favor, no dudéis en mandarme más preguntas, me ha encantado la verdad. Muchas gracias por participar en el blog. ;)

Fonso de Sade

jueves, 11 de julio de 2013

Mira dentro del Orgullo

     Una de las cosas que recuerdo perfectamente (en todo el sentido de la palabra) de cuando estuve con Javi, sí otra vez él, fue cuando estábamos caminando por la calle Princesa de Madrid el primer día que quedamos. La primera vez que le vi en persona. La primera.

     Yo como siempre y en mi habitual silencio caminando mientras él intentaba sacarme las palabras. Hacía frío. Parece ser que el resto de los mortales no son capaces de disfrutar de los incipientes silencios de la primera vez. Pero lo que dijo en ese momento, me dejo absolutamente satisfecho.

-Eres tan orgulloso que no has sido capaz de hablarme hasta que te hablé yo ayer- dijo con su eterna perfecta sonrisa- Estoy tan seguro de que no me habrías hablado si no fuera porque te hablé yo. Sabes que se me rompió el móvil y tuve que cambiarlo, no tenía tu número, y menos mal que apunte algunos teléfonos en una lista de hace un montón de tiempo, si por ti fuera no habríamos quedado.

    Yo ante tal declaración, no pude más que reír sin parar. Sentir como un calor me recorría el pecho. Supongo que no estaba acostumbrado a que me calasen... tan rápido... tan pronto.

    ¿Quién necesita a quién?

Fonso de Sade

miércoles, 10 de julio de 2013

Señor

Un recuerdo para mis pies 

     Siempre me han solido tratar de Usted, Señor, Amo. No solamente mis sumisos o conocidos con los que mantengo conversaciones de vez en cuando. Sino que también aquellos que me entran por primera vez, aunque esto último me desagrade la mayoría de las veces.

     Pero hace un par de días estuve con un tío, que no me llamaba como lo hacían los demás. Él dice que es diferente a todo lo que he conocido. A mí no me molestó para nada. De hecho lo hablé con él, el tema de conversación salió de forma natural. Estaba mirando el móvil en la cama y se acercó a mi lado y me pidió que le enseñase los mensajes que me mandaban en tuamo.net para "ver". Yo accedí sin problemas. y cuando leyó que la gente me trataba de usted y de Señor, se sorprendió. 

    Él no lo hacía pero los demás sí. Me hizo pensar en ese momento el porqué de mi pasividad ante ese hecho. Años atrás me habría molestado y le habría obligado a que me tratara de forma más respetuosa. Pero hace años era un crío inmaduro e idiota que no tenía idea de la realidad. La verdad es que me gustó darme cuenta de la naturalidad con la que vivía esa situación. 

    No necesariamente me tiene que llamar Señor o tratar de usted. Es algo totalmente prescindible. El hecho de hacerlo es una forma de mostrarme aún más el respeto. Pero el trato que tuvo conmigo al final de la quedada sí que era más respetuoso que al principio. Simplemente por la forma en la que me hablaba y me pedía/suplicaba las cosas, sin acabar con las coletillas habituales que suelo escuchar. 

   Ser un sumiso de verdad(no digo que el tío este sea un buen sumiso) no implica tener que hablar con un protocolo establecido ni nada por el estilo, prefiero la naturalidad y los gestos sutiles a mostrarlo todo de la forma más burda posible.

Fonso de Sade

domingo, 7 de julio de 2013

La línea

     Conocí a Javi hace muchos años. Empezamos con el difunto MSN, después pasamos a ignorarnos, finalmente renacimos con el Whatsapp. Pero con el Whatsapp tuvimos silencios largos y épocas de calentura máxima en los que no parábamos de hablar. Hace poco por fin le pude poner cara.

     Siempre es la misma historia. Va a venir a Madrid de visita/fiesta y me empieza a hablar para ver si podemos quedar y jugar un rato. Y esa vez accedí a quedar, aunque en el fondo no tenía nada de ganas de verle. Simplemente me parecía una persona más de las muchas con las que he estado y que no me aportaría nada. En realidad estuvo bien, me lo pasé en grande, en la cama y fuera de ella. Yo creo que se me fue un poco la cabeza y me pillé. Fue demasiado bonito para ser verdad.

     Pero me encanta esa sangre fría que tenía, en ese momento por supuesto que me cagué en todo lo cagable, no obstante, ahora tengo consciencia de lo correcto que fue eso. Simplemente se fue a los dos días y lo último fue un abrazo en Atocha que marcó el final de algo que no tendría lugar.

     Al principio los dos no éramos capaces de dejar de hablarnos. Pero con el paso del tiempo el silencio fue volviendo. Hasta que me dijo que borrase la conversación periódicamente. Creo que hacía tiempo que no me sentaba tan mal un comentario.

     Joder chaval, ahora te entiendo perfectamente. El pasado es la muerte del presente y nosotros, decidimos cómo llevar nuestro pasado con nosotros. Podemos arrastrarlo encadenado a nosotros como un cadáver en descomposición o como un recuerdo que se va idealizando incoscientemente con el tiempo.

     Yo hoy me he dado cuenta de que ese recuerdo ha cruzado la línea difusa entre el "mal recuerdo" y el "buen recuerdo". Gracias a ti, Javi, he recordado que al pasado hay que enterrarlo cuando antes, que sino empieza a apestar. Un abrazo grande, pero desde lejos.

Fonso de Sade