lunes, 6 de agosto de 2012

PROTECCIÓN

     Hace un par de meses que terminé mis clases de Bachillerato. Este verano es muy importante, marca un fin y un inicio en mi etapa estudiantil. En septiembre pisaré la universidad y seré oficialmente universitario. Me hace mucha ilusión empezar esta nueva etapa, porque todo será nuevo, amigos nuevos, lugares nuevos, profesores nuevos, experiencias nuevas y en un ambiente muy alejado de lo que era mi instituto. Pero os quiero relatar algo que me sucedió cuando todavía tenía clases, os parecerá una gilipollez, pero a mí me sirve para expresar lo que soy, pienso y siento.

     Era un día cualquiera de clase, normal, igual que siempre. Mi compañera de mesa olvidó su estuche en su casa y claro, durante el día iba a necesitar bolígrafos y tipex. Yo por supuesto se lo dejé sin ningún problema y pasado el día me devolvió lo que le había prestado y no precisamente en las mismas condiciones en las que se lo dejé. Me dejó el tipex hecho una mierda y me sentó como el culo.

    Me estaba avergonzando de mi mismo, enfadarte con una persona por un puto tipex, que ya ves tú, unos eurillos y ya tienes otro, pero no era cuestión de dinero. Era otra cosa. Pero aun así me sentía mal por enfadarme con una tontería así. No es relevante el enfado, lo realmente importante es el porqué de mi enfado.

    Soy una persona que cuida de sus "cosas" y si algo es mío lo cuido con el máximo mimo posible. Es algo que está en mi forma de ser y no lo puedo olvidar ni ocultar. Siempre he sido muy cuidadoso con lo mío y con lo que los demás me han prestado. Por eso cuando los demás no cumplen me siento molesto. Pero esto va más allá. No sólo concierne a los objetos, también a las personas que tengo cerca y a las que considero importantes.

hombre protector abrazo gay

    Pretendo cuidar de todos aquellos que se encuentran a mi alrededor, intento que sean felices y que no se hagan daño, ni que se tropiecen. Ser como un amigo sobreprotector. Sé que eso no es bueno para  la otra persona, "El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro - Concepción Arenal" Y claro, yo siempre intento que no se tropiecen, que no se equivoquen, privándoles del aprendizaje. Es muy raro lo que tengo en la cabeza, por una parte no me gusta ser así y por otra me gusta.

hombre protector abrazo gay

    No es algo voluntario, es involuntario, inconsciente y fuerte. Hace unos días me estaba rayando muchísimo la cabeza porque un amigo se me independizaba y viviría sólo, lejos de sus padres. Yo ya como loco me estaba montando paranoias de cómo iba a sobrevivir, imaginaba si tendría que ayudarle en algo y ese tipo de cosas de padre sobreprotector. Y os juro que yo quería parar, pero en mi cabeza ahí seguía ese pensamiento. O el otro día que otro amigo me decía que tenía un problema de salud y yo ya como un obseso preocupado y mazo controlador, todo el rato encima de él dando por culo sin parar. Que si esto no, que si lo otro está mal.

hombre protector abrazo gay

     Pero también me pasa con las parejas, que me sabe mal decirlo, porque es en plan gallo de corral. Yo tengo aspecto de bueno, de niño que no se mete en problemas y la verdad es que soy relajadito. Pero es que solo tengo que imaginar que a mi chaval le dicen/hacen algo delante de mí y es que me enciendo tanto que me liaba a hostias con quien sea. Lo curioso es que si a mi me hacen algo o me dicen algo pues me la suda bastante, a menos ya que lleguen al "tocarme" porque entonces desatan a la bestia que guardo en mi interior. O simplemente que se sobrepasen, porque claro, teniendo en cuenta cuantos chulillos de la vida hay por aquí que ven a un efebo sumiso y se piensan que pueden tocar y hacer cosas que NO deben. Uff!! Sólo de imaginarlo me estoy poniendo rabioso. Supongo que mi parte dominante tiene algo que ver con esta actitud que adopto y también supongo que les debe de gustar ¿NO? JAJAJAJAJAAJAJA

hombre protector abrazo gay

     Resumiendo, que soy un Puto Criajo Sobreprotector que intenta cuidar de todos. Y a veces me supera, como ayer, que ya estaba cansado y quedé exhausto y derrotado ante las circunstancias. Ayer me dio todo igual, no tenía ni fuerzas ni ganas. Pero creo que hoy ya estoy recuperándome por lo que ha sucedido en el  párrafo de atrás. Un abrazote a todos.

Fonso de Sade

2 comentarios:

  1. Hola! he descubierto tu blog, vía Perros, y como ya soy un tío maduro, me parece muy interesante contrastar tus opiniones, sensaciones, experiencias, con las mías, mis vivencias...y mis actitudes.
    En realidad, no hay mucha diferencia ante situaciones homologables. Y me gusta comprobar que mi "fondo" dista, todavía, poco del de alguien tan joven como tú.
    Y me siento muy parecido a la persona de la que hablas en un post anterior, maduro y experimentado,y que te contó experiencias, conclusiones, y su amor por antiguas parejas...
    Afortunado él. Yo,a partir de un momento, opté por la postura de amar en libertad, el amor porque sí. Pero esto tiene también sus dificultades. Que haya un idéntico nivel de entendimiento,más allá de las palabras, del discurso verbalizado...
    Entendemos igual el concepto "libertad"? Uno quiere que se respeten sus
    relaciones, sus contactos...pero qué ocurre cuando se percibe que, por la otra parte, no existe respuesta en un nivel IDENTICO...o que los términos respeto, sinceridad, daño...se aplican con diferencia de matiz...hay que esforzarse? sufrir callando? continuar esperando?
    Me gustaría conocer tus conclusiones...Gracias. Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Fran, primero muchas gracias por pasarte por el blog y comentarme. Siempre me hace mucha ilusión que la gente me deje algunas palabras para intercambiar opiniones.

    Mira, durante mi corta vida, he visto que la vida no es justa, que no todo se corresponde, es decir, no todo lo que das se recibe cualitativamente o cuantitativamente. Esto es un hecho indiscutible. Yo no pretendo dar y recibir lo mismo, porque ya sé que es imposible, lo importante es que yo intente hacer lo que yo creo que está bien.

    Mi instinto me dice que debo amar a otra persona en su libertad, darle libertad para elegir, de volar, de disfrutar con otras personas, que sean felices conmigo y fuera de mi. No me apetece acortar la cuerda, prefiero que puedan moverse libremente. Es muy cierto que muchas veces no soy correspondido, que la otra parte no quiere o desea esa libertad para mi. Pero no es un problema, si me gusta alguien no voy a ir buscando otra persona que consiga satisfacerme porque ya la tengo. Tengo ese derecho a la libertad, le guste a la otra parte o no, pero ya es mi decision ejercerla o no. Y eso es extrapolable a él también, puede usar su libertad para hacer cosas con terceros o no.

    Por ejemplo, cuando uno tiene licencia de caza, puede usarla para cazar, pero no tiene el deber de ir a cazar cada día. Puede o no hacer uso de él. Pues en esto es igual, pueden hacer uso o no de su libertad, no es una ley, es un permiso.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar