domingo, 18 de marzo de 2012

I'm not a superhero



     En millones de ocasiones me han "alegrado" el oído con meros halagos. Escuchar cómo te suelta un: "es Usted perfecto." es excitante a veces. Pero me doy cuenta de lo que significan esas palabras. Debajo de esa lisonja, está toda una declaración de intenciones.


     Antes quizás podía dejarme influir por ese tipo de halagos, pero ahora siento más que molestia. Intentan empujarme hacia el Cielo, hacia lo Divino, cuando yo pugno por quedarme en la Tierra, ser un mortal más, con sus debilidades, defectos y fallos. Odio que me consideren perfecto, no soy Dios, ni quiero serlo. No pretendo igualarme a él siendo AMO y tampoco deseo fingir por momentos. No me gusta tener que llevar máscaras, no quiero actuar como una divinidad, con sus movimientos llenos de gracia, la voz seductora, una sonrisa enloquecedora, un cuerpo escultural. Estoy lejos de todo ello ya no en el plano físico, también quiero alejarme del plano psicológico. Sé que soy fuerte, que pueden apoyarse en mí. Lo he hecho siempre, toda mi vida he estado ayudando y cuidando de los que me rodeaban, pero a veces también tengo ganas de desfallecer y caerme al suelo rendido. Me levantaré, lo sé, pero he caido, eso no es propio de un Dios.


    No soy un dios, porque a veces lloro, porque a veces necesito apoyarme en otros. No soy un dios, porque mi cuerpo nunca ha sido perfecto, porque me ensucio como todo mortal en la Tierra. No soy un dios, porque peco de vanidad, porque tengo miedos. No soy un dios, porque...

    Me gusta ser el adolescente que soy, con todas mis imperfecciones. Me gusta verme en el espejo y no encontrar al ser mas bello que haya pisado la faz de la Tierra, aunque debo reconocer que a veces si que me dan venazos en los que sufro cierto narcisismo ante el espejo. Me gusta saber que estoy muy lejos de ser el modelo ideal de persona. A veces soy egoísta, muchas veces me puede la ira, incluso a veces pierdo el control de mi cuerpo dejandome llevar por turbulentos sentimientos que me arrastran a "enamorarme".  Me gusta saber, en ciertas ocasiones, que soy el último mierdas de este mundo, es mi puta realidad, pero intento sobrevivir en ella.

     Sé que soy insignificante, pero gracias a que me doy cuenta de TODO lo que soy, también soy capaz de verme el más poderoso, de ser capaz de mover el mundo. Tengo valor por pretender cambiar el mundo. Soy valiente por escribir esto, despotricando contra mí mismo, reconociendo, públicamente, lo que me hace ser un puto mortal defectuoso. Me gusta auto rebajarme un poco los humos de vez en cuando, es bueno para mí.



     Como iba diciendo y haciendo referencia al título de esta entrada, quiero manifestar que no soy un superhéroe, que no podré estar ahí firme, dispuesto a soportarlo todo y ser el apoyo de todos. No podré ayudar a la gente. Quizás ya no es porque no pueda, es que ya ni si quiera quiero ayudar a los demás. Hay pocas personas que se han ganado mi respeto y pocos merecen que yo les ayude y sea su soporte.

     Por hoy no tengo nada más que decir. Vuelvo a pediros disculpas por no tener el blog al día, pero ahora que me estoy organizando mejor, espero que me leais con más asiduidad. 

   
 Fonso de Sade

No hay comentarios:

Publicar un comentario