domingo, 4 de noviembre de 2012

QUERÍA DECIRTE QUE...



     Quería decirte que no pude evitar hacerte esta foto mientras dormías en mi regazo como un perrito. No me di cuenta cuándo te quedaste dormido, ni tampoco sé cuánto tiempo nos quedamos así. Supongo que para ti el mundo dejó de existir en cuanto cerraste los ojos y yo...

     Yo perdí la noción de la realidad, no había otra cosa que tu pequeña cabecita sobre mis piernas, tu pelo rubio que me hacía cosquillas en el paquete. No era excitante, simplemente era tierno. Creo que me enamoré de ese instante, de ese momento de paz donde podía notar tu pecho ensanchándose y relajándose a un ritmo continuo e incansable. Por primera vez, desde que te conocí, conseguí apreciar toda tu belleza. ¡Qué raro se me hace notar que eres más bello cuando estás tan quieto, cuando no estás haciendo nada, nada que no sea ser tú mismo!

     Cuando me distraigo un poco de mis asuntos, sólo aparece esta imagen ante mi, tus ojitos pequeñitos y azules, llenos de dulzura sonriéndome, porque sí, tus ojos sabían sonreír y tu boca sabía atraparme. Pero nunca te lo dije, no te lo digo, ni te lo diré. Cuando te veo en mi mar de pensamientos, pongo mis pies en la tierra y me repito a mí mismo que no debo idealizarte, que no debo enaltecer tus gráciles facciones, ni perfeccionar tus movimientos. Intento con todas mis fuerzas mirarte como tú eres. Revivir tu ser tan fielmente como recuerdo, sin el "desenfoque gaussiano"(que tanto odiamos) que le gusta aplicar a todo, mi maldita cabeza.

     Cuando te vi viajar al mundo de los sueños sobre mí, me centré sólo en ti. Creo que jamás habías captado tanto mi atención. Eras extrañamente atractivo, eras bello incluso sin pretender serlo. Comencé a acariciar tu cabecita con mucha delicadeza, no quería despertarte, no quería destruir ese momento que se me hacía más corto que lo efímero.

     Durante el tiempo que estuve acariciándote me fijé en tu piel blanca como la leche, cremosa. Sí, tu piel no era suave, era cremosa, era dulce, era excitante. Te robé un beso en la mejilla, espero que no me culpes por ello. No quería violarte de esa manera, tan sólo quería calmar la tormenta que se desataba en mi interior.

     Me hizo gracia cuando empezaste a hablar en sueños con una vocecita que no era propia de ti, muy distinta al tono grave y profundo, intimidante que solías tener. Era una vocecita que susurraba, que gemía y lloraba. Sí, tu voz no era tan sólo grave o aguda, tenía colores, sentimientos. Este suceso se encadenó en mi cabeza a un hilo de pensamientos. Tú eras diferente.

     Era raro verte tan calmado, tan desprotegido, tan pequeñito, tan dócil. Porque tú eres tierra, eres cielo, eres tormenta, eres inmenso... Eres bravo, valiente, impetuoso como el mar.  Comencé a recordar cómo eras cuando te vi por primera vez, tú ni si quiera te percataste de mi presencia. El mundo era demasiado insignificante para ti, estabas ansioso por encontrar la muralla que consiguiese pararte los pies. Supongo que cuando al fin conseguí captar tu atención, te llevé a tu perdición y tu deseo más profundo. No te anulé como persona, ni lo haré. Me gusta que seas tan exageradamente apasionado ante la vida, me gusta que a su vez tengas este lado tan calmado.

     A lo largo de este tiempo hemos conectado en muchas ocasiones, pero también hemos chocado en otras muchas. Y sin embargo toda la consternación que me producía dejó de significarme nada. Olvidé lo que ya había olvidado.

     Podría dedicarte más palabras, más frases y más retórica, pero cuando contemplo esta imagen, cada palabra que escribo se me vuelve más vulgar que la anterior. Espero que algún día llegues a leer esto.

Fonso de Sade

jueves, 1 de noviembre de 2012

LA REALIDAD DEL PODER

     Hace ya varios meses que tuve el placer de conversar con una persona que me inspiró profundamente, no por el hecho de ver el mundo como yo lo hago, ni si quiera por empatizar conmigo. Simplemente fueron sus palabras y su forma de hablarme. No era ningún lameculos cualquiera, ni si quiera un lameculos de los que tanto abundan por la Red. Era alguien realmente excepcional, sin embargo no coincidíamos en nada. No obstante, no fue impedimento para mi, admirarle por llegar a sus conclusiones.

     Estuvimos hablando más de dos horas y era bastante tarde, me estaba muriendo de sueño pero su conversación me absorbió por completo y el tiempo voló. Tratamos varios temas, pero sin duda el que dejó una huella mas profunda en mi fue el intercambio de poder entre "el que acapara el poder" y "el que carece de poder". Él me decía que el que acaparaba el poder, el poderoso era el "Rey" y los que carecían de poder era "el Pueblo". Y textualmente dijo: "la mayor grandeza de un Rey es postrarse ante su pueblo, ya que el que todo lo tiene solo le resta compartir con los demás lo que posee. El Rey se postra ante su pueblo, ¿quién es mas grande entonces? Sin duda el que se postra, por eso yo soy "sumiso" y no AMO, porque en realidad, en la vida, yo soy quien controla a todos y esta bien que alguien en algún momento me controle a mi también. Es un perfecto equilibrio." 

     Me dejó descolocadísimo, no sabía como tragar eso, me parecía tan real todo lo que decía que no supe contestarle ni contradecirle. En el fondo de mi cabeza un resorte hizo ¡click! Quizás, todo mi mundo se sustentaba en algo erróneo, quizás la base de mis cimientos fuera una falacia, una ilusión que quise crear y que aún perdura.

     Estoy de acuerdo, está claro que el que es capaz de "postrarse" ante otra persona a pesar de que socialmente se nos haya educado e influenciado de manera que pensemos que todos somos iguales y que no hay que subyugarse ante los demás, es de personas valientes y que son capaces de enfrentarse a una realidad interior. No hay mayor verdad que lo que uno piensa y siente.

     Yo he tenido suerte de que me haya tocado en el otro lado, en el lado que domina y que sostiene la cuerda. Aunque lo de suerte es una coletilla, en mi carácter llevo implícito el orgullo y quizás por ello considero que es suerte la mía por no tener que encarar la humillación y la cesión del control. Supongo que desde el otro lado debe ser diferente, que será lo natural, lo que uno DEBE hacer, no será humillante, porque es implícito en su ser, pero por otro lado la influencia social si que habrán puesto una barrera mental que será difícil de sobrepasar.


Fonso de Sade

sábado, 29 de septiembre de 2012

Manifiesto del Yo




    En inglés el pronombre personal de la primera persona del singular es "I" y siempre se escribe con mayúscula. ¿Por qué? La gente dice que es por facilitar la lectura y otros dicen porque para los angloparlantes el "yo" es lo más importante, por eso va en mayúscula. Tampoco me voy a meter a discutir el porqué, pero me parece bonito escribir Yo con mayúsculas. Porque Yo sí que soy importante.

Manifiesto del Yo (frente al espejo)




     Me enfrento ante el espejo. Lentamente me voy despojando de mi ropa, primero la camiseta observando mi torso con detalle, luego casi me quito con furia los pantalones junto con la ropa interior. Quedo desnudo ante mí mismo, contemplándome entero, desnudo, libre, limpio, puro. Me comienzo a tocar todo el cuerpo, muy despacito. Se me eriza la piel. Controlo mi respiración, me fundo en mi paz.

     -Y este soy Yo contra Yo. Tú que estás frente a mí, eres lo más importante para mí. Tú eres Yo, Yo soy tú. Prometo amarte siempre, no serte infiel jamás, no defraudarte, aferrarme a nuestra vida. Prometo que jamás te abandonaré y también... también prometo... no dejarme vencer ante la muerte. Porque estoy seguro de una sola cosa, que sólo... tan sólo te tengo a ti. Tú, Yo... jamás me abandonarás, no te abandonaré. Por eso te amo, por eso me amo. Por eso a partir de este mismo momento, juro cuidarte, cuidarme. Juro que te respetaré hasta la muerte, que no dejaré que nadie nos pisotee, que nadie nos hiera. 

     -Yo te quiero con tus virtudes y tus defectos, prometo seguir adorándote aunque tus dientes no sean perfectos. Prometo seguir idolatrándote a pesar de que no tengas el cuerpo más bonito de este mundo. Porque Yo soy a Ti, como Tú eres a Mí. Porque Yo y Tú somos uno, somos el mismo ser. Siento que te quiero más que nunca, siento que nuestras vidas cobran fuerzas y renacen de sus cenizas. Sufrimos juntos, disfrutamos juntos. Yo y Tú. Somos Uno, YO. Te amaré hasta el fin de los tiempos. Hasta que el viento borre el rastro de nuestro paso por este mundo. Yo te AMO. 




     Para que haya un amor hacia otra persona, primero debemos valorar realmente el Yo. Aceptarnos, ser felices con nosotros mismos, respetarnos y valorarnos. En ese preciso instante, podremos hallar la luz, la fuerza para AMAR a otro quitando lo superfluo del medio y abrazar el sentido del "querer".

Ámate a ti mismo, porque simple y sencillamente eres lo único que tienes por seguro.

Fonso de Sade

domingo, 23 de septiembre de 2012

Día 10, 11, 12, 13 y 14

Buenas noches a todos. Hoy se acaba mi prueba de castidad. Ya lo estaba deseando. Estos últimos días no han sido demasiado duros porque estaba muy muy cansado de la universidad y claro, con el cansancio encima pues tampoco es que entren las ganas de calentarse. Aunque eso sí, los amaneceres y anocheres son lo peor, a la que te tumbas o te despiertas la polla cobra vida propia y se pone como un mástil.

Bueno, esta mañana se me ocurrió una locura. Estaba deseando llegar a Moncloa para irme a los baños a que me comieran el rabo. Entré y vi a un pibe, pensé friamente y me salí rapidamente. Debía aguantar estoicamente esta dura prueba!!!

He aprendido que la constancia es una herramienta muy poderosa, pero no obstante no me vale hacer ete tipo de prueba periódicamente para demostrarme algo. Necesito llevar esto a mi vida diaria. Recordarme que soy poderoso. Todavía no sé cómo voy a hacerlo y tampoco sé cuanto durarán los efectos de esta gran prueba de 14 días. Pero estaré pensando hasta dar con algo.

Sin más, me despido de todos. Un abrazo.

Fonso de Sade

martes, 18 de septiembre de 2012

Días 8 y 9

     Buenas noches, hoy os escribo ya colocado en la cama a punto de dormir. Llevo bien los días de castidad, no me entran tantas tentaciones de tocarme, pero si que he notado que es muy muy muy fácil tener la polla dura en cualquier momento. Además me he dado cuenta que tengo los huevos hipersensibles últimamente.

    Ayer ajustándome la tranca en los calzones me rocé los huevos y era una sensación extraña, una sensibilidad parecida a la del capullo, solo que en una mayor superficie. Vale, lo reconozco, me estuve tocando los huevos un buen rato, me daban mucho gusto. Jajajajaja

     No soporto estar en clase por la cantidad de tíos agradables a la vista que hay. Están por todas partes, estoy literalmente rodeado de hombres muy atractivos. Y claro, así es inevitable que se me ponga dura. Me he integrado bastante bien, mejor de lo que me esperaba y además todos son personas muy agradables y abiertas. Mañana hemos quedado para comer como una decena de compañeros. Ojalá pudiera tener una relación con algún compañero, aunque sea tan solo algo vainilla. Me apetece y mucho.

     La castidad me ha hecho pensar. Me hace ver que soy fuerte, pero eso no es suficiente, me he dado cuenta de que yo ya sé que soy fuerte, lo que tengo que cambiar son las costumbres que tengo, controlar mis impulsos y corregir con el tiempo. Como lo estoy haciendo ahora con mi polla. Ahora he aprendido a no tocarme al acostarme y tampoco al despertarme. Poco a poco voy progresando en mis hábitos y pronto podré ser independiente otra vez. Porque uno solo es auténtico esclavo de uno mismo, en el peor sentido de la palabra.

Buenas noches.

Fondo de Sade 

domingo, 16 de septiembre de 2012

Día 5, 6 y 7

     Durante estos días he estado muy relajado, demasiado creo yo, así que supongo que habré tenido una polución nocturna porque sino,  no me lo explico.

     Bueno y tengo poco más que decir, no estoy muy inspirado además de no encontrarme demasiado bien. Me estoy agobiando algo con la universidad y compaginarlo con mi vida normal. Encima a veces me empiezo a rallar la cabeza con temas secundarios/sentimentales y es el acabose.

     Le dije a él, el chico al que conocí hace un tiempo, que todo acabó, que las cosas muertas no reviven. Es ley de vida, pero eso a la gente le cuesta entenderlo. No entienden desde un principio que algo que lleva muertos semanas no puede revivir por mucho ahinco que se le ponga. Yo los muertos los enterraría, pero no cargaría con ellos, porque precisamente "cargar" implica un esfuerzo y pienso que una relación no debe suponer un peso difícil de llevar, sino algo fluido y liviano.

     Otra cosa que me está pasando estos días, es que noto una mejoría en mi rendimiento académico, soy capaz de ponerme a estudiar y a hacer ejercicios sin demasiados problemas, además que ya no me meto la mano en los calzones y me toco mientras estudio (vale, estoy algo pirado, cuando hacía los deberes me solía tocar, por inercia más que por otra cosa). Ahora es todo mucho mas normal.

     Y por hoy nada más. Un saludo a todos y aquí sigo aguantando.

Fonso de Sade
    

jueves, 13 de septiembre de 2012

Día 3 y 4

    Buenas noches a todos. Hoy os traigo noticias frescas, quizás os importe una mierda pero yo lo cuento igual.

    Ayer (día 3) iba caliente a todas horas y en todo momento. ¡En el bus estaba mojando los bóxer del preseminal que me salía! Fue un momento muy gracioso la verdad. Ayer fue muy difícil aguantar el tipo y no pajearme hasta acabar en una corrida monumental. He estado a punto de abandonar y pajearme a lo bestia. Pero como estaba bastante cansado por la noche, decidí mejor ir a dormir y olvidarme del tema.

    Hoy me levanté caliente como siempre y me leí un relato de una red social BDSM, fue suficiente para mi primera dosis de morbo diario. Fui a la universidad y la verdad es que tuve un día agotador. Eso sí, hoy he conocido a gente nueva y estrechado lazos con algunos de mis compañeros, todos muy agradables. (El número de gays ha aumentado, ahora hay como mínimo siete.)

     Lo curioso es que del cansancio se me quitó hasta el calentón, cuando volví a casa solo deseaba echarme a dormir y ni sexo ni nada de nada. Y creo que seguiré igual hasta que me duerma, pero eso sí, ante cualquier mínimo estímulo visual, se me pone la polla durísima. Esto ya cuesta un poco bajarlo, pero de verdad, estoy deseando tener una polución nocturna y descargar, porque temo que se me revienten los huevos de no eyacular. Buenas noches.

Fonso de Sade

martes, 11 de septiembre de 2012

Día 1 y 2

     Buenas noches, llevo aproximadamente 48h sin correrme. La sensación es bastante desagradable, más que nada porque a cada rato se pone dura y además no soy capaz de concentrarme bien en todo.

     Me he dado cuenta de que me fijo sin parar en los tíos que voy viendo. Si antes ya era aficionado a observar bellezas andantes por la calle, ahora es mucho más frecuentemente: en el autobús, en el Metro, en la calle, en clase...

     Hablando de clase. Me ha tocado una clase con una cantidad ingente de personas, más de sesenta. Hay un montón de hombres, cuando en mi mente tenía el pensamiento de que mi grado era de mayoría femenina, pero ahora la cosa está bastante igualada. Por una parte está genial, porque la probabilidad de encontrar personas apetecibles aumenta bastante, pero por otra resulta una gran distracción para mí.

     A pesar de los inconvenientes y la incomodidad reinante en la mayoría del tiempo, he tenido una pequeña satisfacción. Antes, cuando estaba leyendo un rato, me distraje pensando en mi abstinencia y la verdad es que sentí regocijo y bienestar, que aunque fuera en un período muy corto de tiempo y de intensidad débil, me ha reconfortado bastante. A ver si continúa esta dinámica, aunque lo dudo.

     Seguidme en Twitter, que tenéis el enlace en la columna de la derecha haciendo clic en la imagen te Twitter, ahí cuento más o menos mis sensaciones en tiempo real. Y nada más. Buenas noches.

Fonso de Sade

domingo, 9 de septiembre de 2012

SEPTIEMBRE. Hola, nueva vida

     Empiezo la universidad mañana y tengo claro que parte de mi rutina será trastornada. Así que he meditado volver a hacer castidad voluntaria psicológica durante DOS SEMANAS (lo sé, estoy loquísimo) en esta ocasión.

Yo no tendré esta ayuda.

     ¿Y esto por qué? Diréis... Pues porque tengo miedo de no poder ser lo suficientemente fuerte para afrontar los retos y la presión de la universidad y los estudios, porque tengo miedo de no poder seguir una rutina de estudio, tengo miedo a fracasar penosamente sin ni si quiera haberme esforzado.

¿No os parece precioso?

     Quiero cumplir este reto ahora para volver a decirme a mi mismo que soy capaz de todo, que tengo voluntad suficiente para esto y mucho más. No es que me guste estar sin tocarme la polla (además sin ayudas ni plásticos que eviten la tentación). No lo hago por algo meramente sexual, es un símbolo, un símbolo de mi poder, de mi autocontrol y de mi madurez. Os iré contando que tal me va, cada dos días colgaré una entrada muy muy cortita sobre mis sensaciones durante el día. Estoy deseando empezar. Esta noche en Twitter, doy el comienzo de mi "AutoCastidad" a las 00:00.

Abrazotes

PD: si alguien quiere obsequiarme con algún cacharro de estos le quedaría bastante agradecido.(es broma) jajajajaja :D
Fonso de Sade

lunes, 6 de agosto de 2012

PROTECCIÓN

     Hace un par de meses que terminé mis clases de Bachillerato. Este verano es muy importante, marca un fin y un inicio en mi etapa estudiantil. En septiembre pisaré la universidad y seré oficialmente universitario. Me hace mucha ilusión empezar esta nueva etapa, porque todo será nuevo, amigos nuevos, lugares nuevos, profesores nuevos, experiencias nuevas y en un ambiente muy alejado de lo que era mi instituto. Pero os quiero relatar algo que me sucedió cuando todavía tenía clases, os parecerá una gilipollez, pero a mí me sirve para expresar lo que soy, pienso y siento.

     Era un día cualquiera de clase, normal, igual que siempre. Mi compañera de mesa olvidó su estuche en su casa y claro, durante el día iba a necesitar bolígrafos y tipex. Yo por supuesto se lo dejé sin ningún problema y pasado el día me devolvió lo que le había prestado y no precisamente en las mismas condiciones en las que se lo dejé. Me dejó el tipex hecho una mierda y me sentó como el culo.

    Me estaba avergonzando de mi mismo, enfadarte con una persona por un puto tipex, que ya ves tú, unos eurillos y ya tienes otro, pero no era cuestión de dinero. Era otra cosa. Pero aun así me sentía mal por enfadarme con una tontería así. No es relevante el enfado, lo realmente importante es el porqué de mi enfado.

    Soy una persona que cuida de sus "cosas" y si algo es mío lo cuido con el máximo mimo posible. Es algo que está en mi forma de ser y no lo puedo olvidar ni ocultar. Siempre he sido muy cuidadoso con lo mío y con lo que los demás me han prestado. Por eso cuando los demás no cumplen me siento molesto. Pero esto va más allá. No sólo concierne a los objetos, también a las personas que tengo cerca y a las que considero importantes.

hombre protector abrazo gay

    Pretendo cuidar de todos aquellos que se encuentran a mi alrededor, intento que sean felices y que no se hagan daño, ni que se tropiecen. Ser como un amigo sobreprotector. Sé que eso no es bueno para  la otra persona, "El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro - Concepción Arenal" Y claro, yo siempre intento que no se tropiecen, que no se equivoquen, privándoles del aprendizaje. Es muy raro lo que tengo en la cabeza, por una parte no me gusta ser así y por otra me gusta.

hombre protector abrazo gay

    No es algo voluntario, es involuntario, inconsciente y fuerte. Hace unos días me estaba rayando muchísimo la cabeza porque un amigo se me independizaba y viviría sólo, lejos de sus padres. Yo ya como loco me estaba montando paranoias de cómo iba a sobrevivir, imaginaba si tendría que ayudarle en algo y ese tipo de cosas de padre sobreprotector. Y os juro que yo quería parar, pero en mi cabeza ahí seguía ese pensamiento. O el otro día que otro amigo me decía que tenía un problema de salud y yo ya como un obseso preocupado y mazo controlador, todo el rato encima de él dando por culo sin parar. Que si esto no, que si lo otro está mal.

hombre protector abrazo gay

     Pero también me pasa con las parejas, que me sabe mal decirlo, porque es en plan gallo de corral. Yo tengo aspecto de bueno, de niño que no se mete en problemas y la verdad es que soy relajadito. Pero es que solo tengo que imaginar que a mi chaval le dicen/hacen algo delante de mí y es que me enciendo tanto que me liaba a hostias con quien sea. Lo curioso es que si a mi me hacen algo o me dicen algo pues me la suda bastante, a menos ya que lleguen al "tocarme" porque entonces desatan a la bestia que guardo en mi interior. O simplemente que se sobrepasen, porque claro, teniendo en cuenta cuantos chulillos de la vida hay por aquí que ven a un efebo sumiso y se piensan que pueden tocar y hacer cosas que NO deben. Uff!! Sólo de imaginarlo me estoy poniendo rabioso. Supongo que mi parte dominante tiene algo que ver con esta actitud que adopto y también supongo que les debe de gustar ¿NO? JAJAJAJAJAAJAJA

hombre protector abrazo gay

     Resumiendo, que soy un Puto Criajo Sobreprotector que intenta cuidar de todos. Y a veces me supera, como ayer, que ya estaba cansado y quedé exhausto y derrotado ante las circunstancias. Ayer me dio todo igual, no tenía ni fuerzas ni ganas. Pero creo que hoy ya estoy recuperándome por lo que ha sucedido en el  párrafo de atrás. Un abrazote a todos.

Fonso de Sade

Y si tú sintieras lo mismo

Libertad

     Cuando alguien realmente me ha empezado a importar no he podido evitar poner parte de mí en ellos. Me gusta dedicar parte de mi tiempo y mi conciencia a preocuparme y actuar por ellos, "cuidándolos y protegiéndolos". Manías de uno.

    Hace poco conocí a una persona que despertó en mí muchas contradicciones y emociones, también. Quizás empecé a quererle, no sé por qué esa sensación se desvaneció rápidamente. Era mayor que yo, bastante más. Pero tenía un espíritu que no correspondía a su cuerpo, era tan alegre e inocente como yo. Era un iluso y un idealista. Un ARTISTA. Quedé con él solo una vez en u casa. Nada del otro mundo, no tuve ni sesión ni nada por el estilo, fue simplemente una tarde de besos, caricias y mucha conversación.

    Me habló de sus aventuras cuando se marchó de casa, me habló de sus parejas y me contó algo que me confirmó algunos pensamientos que ya empezaban a brotar en mí. Me explicó por qué dejó a sus anteriores parejas y lo que sentía por ellos aun después de haberles dejado. Les seguía amando, incluso mucho más que antes. ¡Qué raro me sonaba eso! Siguió contándome que tenía una relación abierta con sus exparejas. Textualmente me dijo: "cuando amo de verdad a alguien, me gusta verle libre."

    Cuando amo a alguien, la amo en su libertad. Quizás ahí renace renovado el amor apasionado, posesivo y romántico que tanto detesto y al cual veo como una farsa. cuando ese amor pasajero y falso llega a su fin, se inicia una nueva etapa, una evolución, una nueva forma de querer/amar. Esta vez más pura, más sensata, más duradera y más real ¿no?

    Hoy hablé con un amigo que me contó que, probablemente, sus "alas" le iban a ser extirpadas. Él estaba feliz, es lo que deseaba y lo que le realizaba. Me dio pena y sentí dolor. No entro a juzgar su relación ni mucho menos. Solamente siento esta angustia y miedo. Uno que no está acostumbrado a ver que las cosas cambien a su alrededor tan rápidamente. Es una sensación jodidamente extraña. Me alegro por él, es lo que quiere y lo que le hace feliz. No obstante pensar que será de otra persona me hace sentir inseguridad. Yo le veré con los mismos ojos de antes o eso espero.

    Hace apenas unas semanas conocí a un chavalín que me saca casi tres cinco años. Solemos hablar casi todos los días y me hace "sentir", que no es poco. Supongo que estoy incubando de nuevo esa "cosa" que me hace sentir brutalmente loco. Tengo la suerte de que soy correspondido, pero la única pena es la distancia que me separa de él cada noche y amanecer. Cuando tocamos el tema de la posesión él piensa más o menos como mi amigo. Quiere ser poseído, despojado de su libertad, ser egoísta. Desea encerrarnos en una relación de dos donde sólo existan ojos el uno para el otro. Monopolizar el uno al otro, romper con la libertad y encadenarse, cuidarse, apoyarse. ¿Veis lo que provoca el amor romántico y trasnochado? Él siente amor, yo supongo que también pero uno diferente al suyo. Uno en el que le quiero ver libre, en el que pueda decidir a quién ser fiel sin que ninguna cadena lo ate ni cinturón que le bloquee.

    Qué manía tiene la gente de llevarme la contraria ¿verdad? JAJAJAJAJAJA

     Hoy hizo un día precioso, había nubes, algo de de lluvia y mucho viento. Esta noche, es una de esas en las que tienes ganas de dormir desnudo y sentir como el aire se cuela en tu cama y te acaricia sin parar. Hoy es una de esas noches en los que tengo ganas de dormir con alguien. Un abrazo.

Fonso de Sade

martes, 31 de julio de 2012

EL MACHOTE QUE TE LA PONE DURA





     Me vuelven loco ese tipo de machos con pinta de hetero, chulos, cachillas, fuertes, guapetes, con un buen rabo y un par de cojones potentes. Parece la típica descripción que haría un pasivorro para buscar a un tío que le folle. Pues parece ser que me parezco más a ellos de lo que imaginaba. Parece incompatible que un tío dominante busque a otro que también tenga las pintas de serlo, parece raro que un dominante busque antes a un “chulillo” que a la típica puta sumisa que no tiene dignidad ni pudor de ponerle el culo al primero que pase.

     Para empezar no busco un culo que follarme, así que ese tipo de personas están descartadas, pero ¿qué hay de los sumisos que se postran ante LOS “Amos”? Bah! Más basura de la misma. Aquel que se postra ante cualquiera jamás me interesará, porque, más que nada, me sentiría infravalorado, no soy igual que los demás, no deseo que te postres ante mí, como si lo hicieses con un mierdas, porque simplemente, me estás colocando en el saco con la demás mierda.

     El tipo de macho que me pone y que me interesa es el tío independiente, autónomo, fuerte, valiente, orgulloso, duro que  conoce su posición de sumiso, pero no obstante no la muestra ante cualquiera, sino a aquel que sepa despertar esa sumisión que lleva dentro.

     Ese tío duro que te mira a los ojos desafiándote, que no se rinde por mucha etiqueta que traigas. Ese pedazo de tío que le da igual eso y quiere prueba. Ese macho que se pondrá chulo si no sabes ser delicado, porque ellos también son delicados a pesar de su aspecto. Necesitan ser tratados con delicadeza, tienes que saber tocar y llevarles para que se amansen y puedas acceder a ellos.

     Un tío que te mira por encima, que te supera en altura, en peso, en musculatura. Un tío que exude testosterona por los poros, que tenga el paquete marcado y que no lo dé vergüenza mostrarlo.  Esos tíos que saben ponerte en jaque; aumentar el ritmo del cerebro intentando hallar algún resquicio de debilidad para atacar; ponerte nervioso con su mirada impenetrable y por supuesto que te la pongan dura como la piedra.

     Me encantan esos tíos, son un reto para mí, me suponen un esfuerzo y eso me flipa. Me gusta darle al coco, intentar entrar en ellos, empezar a sorprenderles, engancharles poco a poco, despertar su interés y también despertar su polla.

     Sé que no soy el tío más atractivo del mundo (aunque a veces me digo lo contrario, por eso de la autoestima y esas cosas), ni el más machote, ni el más malote, ni aquel que posee la cara más bruta y morbosa que haya conocido este planeta. Pero intento mejorarlo, intento y le echo ganas a mejorar mi cuerpo porque no vale con que sepa despertar su interés, ni abrir su mente, ni hacer que ese pedazo tío se arrodille tras horas y horas de lucha. Que no vale ser sólo contenido, que de eso tampoco sé si me sobra, que también necesito un continente atractivo para llamar la atención. Porque, seamos sinceros, todo entra por los ojos, y si no te entra, no te convence.


     Creo que lo que más me alucina es romper esa capa/barrera/escudo (como queráis denominarlo) de hetero, chulo, cachillas, fuerte, guapete, autosuficiente, orgulloso, flipao, con un buen rabo y un par de cojones potentes que el tío se monta para ser invencible e inquebrantable ante el resto del mundo. Me gusta pegarle una patada a la susodicha barrera y hacerla añicos, romper su masculinidad, destrozar su chulería, barrer su orgullo. Dejarle desnudo ante mí, vaya. Que se muestre tal cual es, sin maquillajes, sin parches, sin disfraces ni actuaciones de chulo de barrio. Que ambos sabemos a qué parte correspondemos, que era cosa de tarde o temprano, algo no dura para siempre, solo hay que tocar los resortes correctos para desarmar su mundo y hacerlo polvo.


     Me encanta cuando aquel chulazo del principio se queda derrotado, queda sucumbido ante ti, que acepta su derrota, con orgullo, pero un orgullo nuevo, un orgullo que no nace de él mismo, del ego, sino que nace del vencedor de la batalla. Este tío de rodillas y sin envoltorios, sin aditivos ni conservantes ni colorantes, se te muestra tal cual es su naturaleza. Se muestra con deseo de ser poseído, pero por alguien que seguramente no le supere ni en físico ni en actitud, sino alguien que sabe ser más radical, alguien que va directo a la raíz, a su cabeza, su mente, su cerebro.

     Me encanta cuando aquel machote se da cuenta de que un puto niñato de mierda, un criajo, un mierdas de 1.75 con cara de niño bueno y educado le ha dejado totalmente desarmado. Me río cuando aquel macho se da cuenta de lo embrutecido que le pongo (véase polla como una estaca y cojones cargados) y lo mejor, que he despertado algo en él, que he llamado a su sumisión y me ha respondido satisfactoriamente, entonces y sólo entonces, ese macho sabrá arrodillarse cuando sea necesario, pero a diferencia de los otros sólo lo hará ante el puto criajo que le condujo hasta el inicio de su fin. Es decir ante UN solo AMO, su Puto Criajo de Mierda.
            

lunes, 9 de julio de 2012

PENSAMIENTOS DE UN SUMISO




Sub thoughts

by dealphadogged

In the presence of an alpha personality I automatically sense this underlying & natural deferral instinct flare up inside of me. It is not that I think I'm
inferior as a person but rather I instinctively realize he is a dominant
personality. Now one might think this is splitting hairs but it is not in my
opinion.

I feel naturally and comfortably subservient to a dominant male. I mentally
understand he is a dominant man and I experience an uncontrollable desire to comply with him. Yet, though I submit myself under his control, I don't think of myself as an inferior human. Rather I believe I simply acknowledge that, among humanity, there are born rulers and naturally born submissives. He clearly is
the former while I am the latter. Like a "ying-yang" order of things, he fits
into my mental world to me allow me to fully be what I am i.e. a born
subservient. We each play the roles we are born for which does not mark me as genetically inferior in anyway.

  

Pensamientos de un sumiso

por dealphadogged

Ante la presencia de un alpha, automáticamente siento que este instinto subyacente y natural estalla en mi interior. No es que yo piense que soy inferior como persona sino que instintivamente me doy cuenta de que es una personalidad dominante. Ahora uno podría pensar que estoy afinando mucho, pero no según mi punto de vista.
Me siento natural y cómodo siendo servil a un macho dominante. Entiendo mentalmente que él es un hombre dominante y experimento un incontrolable deseo de cumplir con él. Aunque me someta a mí mismo bajo ese control, no pienso que yo soy una persona inferior, más bien creo que simplemente admito que, entre la Humanidad, hay gente que nace para mandar y, naturalmente, gente que nace para obedecer. 
Él claramente está primero y yo, último. Como orden de cosas tipo "ying-yang", él se acomoda en mi mente para permitirme ser lo que enteramente soy, esto es, un sumiso nato. Cada uno jugamos los roles con los que nacimos, pero estos roles no me marcan como geneticamente inferior de ningún modo.

    Este breve ensayo refleja bastante bien algo que llevaba gestándose en mí. En mi cabeza rondaba la pregunta ¿De verdad que soy superior a alguien o alguien es inferior a mí? La respuesta para mi es "si y no". Me explico. SI porque no me considero alguien imperfecto, es decir, soy un ser lleno de imperfecciones y defectos, tengo claro que hay gente mucho mejor que yo y me refiero a que son más guapos, más altos, más fuertes, más atractivos, o lo que sea. Pero eso sólo es un aspecto físico, algo que es variable a lo largo del tiempo. Y NO porque biológicamente somos todos más o menos iguales, ni somos superiores biológicamente ni inferiores con respecto a otro, todos nacemos con huesos, músculos, piel, órganos.

    Sin embargo, hay otro factor que si nos diferencia a unos de otros, que marcan una diferencia notoria que está a parte de lo antes mencionado. La personalidad/actitud/carácter. Eso sí que es un factor determinante, invariable, característico. Soy consciente, como dije antes, de que no soy el ser más bello de este planeta (aunque a veces si lo piense. Nota: padezco cierto narcisismo.) y que en eso muchísima gente me supera, pero no por ello soy yo el que me doblego ante ellos, sino ellos los que se doblegan ante mí. ¿Por qué? Porque nuestro "yo interior" es diferente, su ego necesita a alguien al cual doblegarse y entregarse y mi ego necesita a alguien al que cuidar, proteger, educar, usar, mandar y entregarse. Eso es lo que me pone a mi en mi lugar y lo que pone a él en su lugar.

     De esta manera parece que sólo hay dos categorías de personas, lo que nacimos para mandar y los que nacen para obedecer, pero tampoco creo que sea estrictamente así, no todos los que nacimos para mandar tenemos derechos sobre aquellos que obedecen. Con esto, digo que un ESCLAVO es sumiso con quien le sale de las pelotas, es decir: con su AMO.

Buenísimos días a todos mis lectores y siento haber tardado tanto en escribir, ya os iré contando mis aventuras. ^__^

Fonso de Sade

domingo, 13 de mayo de 2012

LA MUERTE DEL AMOR


     Me venden cada dos por tres, una, dos, tres, cuatro, cinco y más personas que el ¡amor! mueve este mundo, que es el motor de este mundo, que entrelaza a unas personas con otras. Me río cuando me dicen eso y actúan de forma totalmente hipócrita, al menos a mi parecer. El amor, esa palabra que tanto les gusta y que tan fácil la sueltan, es una invención de esta sociedad para tapar toda su mierda. Y con esto hablo de los instintos más bajos que están presentes en cualquier individuo, incluído yo, tú y todos ellos. Me refiero concretamente a la lujuria, codicia, envidia, gula, ira, pereza, soberbia y de estos derivan el sexo, lo bizarro, lo guarro, el sadismo, la condena del débil ante los opresores, la procrastinación, la avaricia desmesurada, el odio, la mentira.

    ¿Dónde está el amor? ¿En otros? Qué bonito y poético queda decirlo ¿verdad? Además de tapar lo que nos mueve cada día encima quedamos como un poeta hedonista de la Hélade, que piensa en el amor recíproco. ¡Qué bonito! ¡Qué profundo, genuino e idealista! De verdad, me asquea tanto escuchar esto. Me hierve la sangre cuando tienen la valentía de escupirme esas palabras a la cara.


    "EL amor HA MUERTO" Bueno, mejor dicho, el amor no existe tal y como lo predican hoy en día. Lo que ellos llaman amor, yo lo llamo egoísmo. Sólo buscan la autorrealización, sólo buscan tener un consuelo sexual y sentimental. Saciar sus necesidades. Y eso, amigos, ellos lo llaman amor.

     A pesar de esto, yo creo en el AMOR, AMOR con mayúsculas. Y no es esa mierda que me intenta vender la gentuza esta, ni tampoco lo que me dicen que es el día del San Valentín, o el día de la Madre o el Padre. El AMOR es lo que siento yo por mi VIDA. El AMOR, con mayúsculas, es aquel sentimiento de euforia, de afinidad hacía mi ser, mi apego irrefrenable a aferrarme con todas mis fuerzas a esta vida que me han regalado. Amar a tu pareja, a tu familia, a tus amigos, a tu perro o a una cosa. ¿Tiene sentido? o ¿Es otro sentimiento al que ponemos la máscara de "amor"?

    ¿De qué sirve amar a los demás cuando no eres capaz de amar tu propia vida y tu propio ser ante todo? Sin nuestra vida, sin tu vida, sin mi vida, no queda nada. Ni la mascota, ni los amigos, ni la familia, ni la pareja. Quiero dar muerte al amor y resucitar el AMOR.

     Lo que difiero con la gente que critico es el término que usan y cómo lo usan. El amor no es nada, es un sentimiento ideal que se pudrió con esta sociedad. Lo que sí existe y mueve de verdad este mundo, es la PASIÓN. La pasión del sexo, de los sentimientos. La turbulencia de las descargas eléctricas, la inoculación de drogas en nuestro cuerpo, fabricadas por el propio cuerpo, la sed de sangre y dolor. La necesidad de poseer y liberar la pasión que encerramos en lo profundo de nuestros cuerpos, esperando latente a encontrar a la persona que sea capaz de romper las ataduras y hacernos reventar de euforia y desenfreno, llorar de miedo y emoción, de PLACER. Volvernos como auténticos animales y dejar que todos esos instintos se liberen, volver al estado de naturaleza.

     Todo cuanto hacemos y sentimos están dominados por la pasión. Y es lo que mueve nuestro mundo de verdad, lo que hace que las personas formemos esta sociedad y la mantegamos como es. Trabajar y comer para follar. Para sentir placer con nuestras pollas y coños, bueno y culos en muchos casos. Y después de haber saciado esa necesidad primaria, casi tan fuerte como el respirar ya nos preocupamos por no sentirnos solos, y por ello nos buscamos a cualquier persona que nos pueda aportar ese equilibrio sentimimental y anímico, que consiga mantenernos alto, alto, muy alto. ¿Qué viene después de esto? Pues engancharnos como a la cocaína de la persona que consiga estabilizarnos y mantener nuestro síndrome de abstinencia bajo control, ¡qué ironía! Engancharnos de la persona que nos desengancha. Claro que el ser humano está diseñado para aburrirse y por supuesto al cabo de unos meses o incluso un par de años la pasión esa de antaño se diluye para dar lugar a un cómodo acoplamiento que se acepta ya más por costumbre que por necesidad. Eso sí, ante un nuevo estímulo, saltaremos como leones a por ella y hacernos con su posesión.

   Buenas noches. Hoy podeis dormir tranquilos, he matado el amor que tanto os atormenta. Enfadaos conmigo, enfadaos con mis palabras. Contestadme. JAJAJAJAJAJA Espero comentarios. Saludos Zeñoh Manué y gracias por tu consejo del día. Tenías razón (no te acostumbres a tenerla.)

Fonso de Sade

domingo, 8 de abril de 2012

Pasión




    Sentí su barba clavarse en mis dedos. Apreté un poco más su barbilla con las yemas-me encanta esa sensación-. Moví su barbilla y la giré para que nuestras miradas se cruzasen. Desvié mi mirada y observé que su boca rezumaba tanto que estaba a punto de desbordarse. Sonreí. Sabía perfectamente lo que él deseaba -me encanta cuando yo sé lo que él piensa y él sabe que yo sé lo que piensa- me miró con temor, quizás extrañeza, vuelvo a sonreír. Bajó la mirada, observó mi boca con detenimiento, era tan estúpido, desear algo que sabe que no puede alcanzar. Sólo consiguió hacerme sonreír de nuevo. Qué ojos tan claros e inocentes, unas láminas de cristal transparente que me permitían ver cómo era. Acerqué su cara un poco mas a la mía...


-¿Sabes qué es la pasión?-espeté cuando sólo estaba a dos escasos centímetros de mí. No pude evitar volver a sonreír con malicia. Me gustaba tanto hacerle volar con altibajos que hacía todo lo posible para hacerle sufrir.

-La pasión... ¿eres tú mi pasión?

-No lo sé, eso sólo lo sabes tú.



-Pues léeme, mira en mi interior como tantas veces has hecho. ¿A caso no me muestro desnudo ante ti? ¿A caso mis sentimientos no están pintados de transparente para que veas a través de ellos?


-La pasión viene del latín, passio que a su vez viene de un calco del griego πáάθος (pathos), ambos significan dolor, padecer. La pasión es un estado pasivo. No puedes hacer nada por sentirlo ni tampoco por no sentirlo, eso no lo controlas tú. La pasión es el dolor que sientes por mí, el sufrimiento ardiente que nace de tu pecho y recorre tu cuerpo quemándote y congelándote a la vez. Es un torbellino de sentimientos que te descuartiza, te revuelve por dentro. Aún así, es más doloroso que un pellizco en tus preciosos pezones o el látigo acariciando tu culo.-Sonrío de nuevo. Veo sus ojos abiertos, centelleantes, extasiados.

Hombre llorando

-Sufro. Sufro a cada instante que estoy contigo, más aún cuando me separo de ti. Eres la tormenta de verano que me empapa hasta el alma, al mismo tiempo el rayo que me fulmina, que me convierte "en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada." Estoy a tu merced desde el día que me abrazaste y me susurraste [...] en mi oreja, muy cerca, muy flojito. Tus palabras imperceptibles, difuminados en el espacio recorrieron mi espalda como si fuera un latigazo desgarrando mi carne. En ese momento todo se tornó oscuro, sólo brillabas tú, me aferré a ti más fuerte que nunca, como el neonato que se aferra al pecho de su madre, estaba perdido en ese Cosmos comódamente pegado a ti. Sé que no estamos a la misma altura, sé que estoy a tu merced, podrás causarme todo el daño que desees, solo me quedará postrarme y agradecertelo. Pero eso sobra, ya lo sabes de sobra. Lo supieste el día que mis defensas se quebraron frente a ti.


Un hombre se aferra a otro abrazandoles muy fuerte

  Tienes razón, la pasión que envuelve hasta el último átomo de mi cuerpo está padeciendo, es una autodestrucción lenta pero VOLUNTARIA, no me resisto a tu frenético ritmo de llevarme al éxtasis, no me resisto a volar contigo y a estrellarme contra el suelo rompiendome en pedazos cuando te alejas. No me importa eso, quiero sufrir, quiero sentir pasión, quiero padecer la pasión, el dolor hasta deformar mi mente, inutilizarlo, abrasarlo... Pero temo que esto pase, como una tormenta de verano, intensa pero corta. Tengo miedo ¿sabes? Tengo miedo a que me abandones cuando todo esto se haya evaporado como el agua. Que no podamos ni si quiera encontrarlo en nuestros recuerdos.
      
     Le miré fijamente a los ojos y se calló. Mi cara se quebró en otra sonrisa. Dije:

-¿Eso crees? La pasión es algo que se recibe de forma pasiva. Pero una cosa está en nuestras manos y es avivarla o dejar que nos consuma como una hoguera hasta acabar en cenizas. Depende de ti y de mí.


Dedicado especialmente a Ayax por inspirarme aquel día de febrero. Saludos afectuosos.

Fonso de Sade

viernes, 30 de marzo de 2012

Un pedazo de mi vida

     Nací en un 29 de marzo del año 1994... Miento, ni si quiera lo sé, no era consciente de mi nacimiento, no me pidieron permiso para tenerme, pero sin duda alguna habría aceptado si hubiese tenido oportunidad de elegir. La vida es demasiado maravillosa aún cuando las cosas marchan mal, no la desperdiciemos.

    Volviendo al tema, los primeros recuerdos que tengo de mi infancia quizás sean los mas tiernos. Era un niño muy sensible, bastante llorica y muy orgulloso. Queda mal que yo lo diga, pero era lo más gracioso de toda la faz de la Tierra. Desde pequeño siempre fui un niño curioso, tenía que tocarlo todo, ver como funcionaba. Estaba siempre atento a las cosas que sucedían a mi alrededor, aunque aparentaba que no me enteraba o no me afectaban. Amaba el conocimiento desde pequeño, deseaba aprender a leer para poder devorar las enciclopedias que mi primo me regaló ya que no las usaba, para él eran papel mojado, para mí era ambrosía de dioses. Cada día le pedía a mi tía abuela que me leyese un artículo, era sin duda el momento mas mágico del día.

    Vivir lejos de mis padres cuando era pequeño sin duda me ha afectado y marcado profundamente. Esta circunstancia me ha hecho madurar bastante, he tenido que vivir muchas cosas solo. Mientras veía que a mis compañeros de clase les iban a recoger sus padres yo tenía que conformarme con algún pariente y cuando cumplí 6 años ya volvía solo a casa. Aparentemente nada de eso me afectaba, me daba igual, pero en el fondo echaba mucho en falta a mis padres. Hubo una vez en el colegio que mi profesora me preguntó que por qué no venía mi madre o mi padre a recogerme. A mí se me cayó una lágrima y no supe qué decir. Simplemente me fui a la salida del colegio e hice como si no hubiera pasado nada. Este sólo fue el inicio de una vida de vivir los momentos solo. De pequeño no estuvieron cuando yo quería que estuviesen ahí, sinceramente, esto me hizo comprender que en mi vida tendría que apañarme solito en los problemas que tuviera y creo que desde siempre he sido así.

    Nunca me ha gustado pedirle nada a ellos, ni si quiera dinero y menos que me fueran a ver a alguna entrega de premios, o mi graduación que dudo mucho que les invite para eso. Ahora francamente me da absolutamente igual.  A lo largo de estos años he sido el hijo independiente y responsable, me gusta hacer mis cosas sin depender de nadie y a pesar de que al principio odiaba hacerlo, luego comprendí que era lo mejor que me podría haber pasado, gracias a ello soy una persona que puede hacerse responsable de si mismo y cuidarse.

    Cuando llegué a España el primer recuerdo es el cariño con el que me recibieron. Yo jamás había visto a mi madre en persona hasta ese día, no supe qué decir ni qué hacer. La veía sonreír mucho y no paraba de decir que probara cosas de la mesa que serían sabores nuevos para mí. Esa noche la pasé llorando en silencio y echando de menos mi antigua infancia. Deseaba volver con todas mis fuerzas, no quería vivir ahí, era la casa más bonita que jamás había visto pero no me sentía bien, no era mi hogar, no era el lugar donde quería vivir. Recuerdo despertarme a las 11 de la mañana del día siguiente, nada más sentarme sobre mi nueva cama me invadió una sensación de incomodidad extrema, como si mis entrañas se quisiesen salir y estar hinchándome poco a poco. Todo era desconocido y nuevo. Sin duda no comprender el idioma, ver caras distintas y el carácter tan abierto y extrovertido de la gente me hizo retraerme en mí mismo. Cerrarme a todo.

     Y hasta hace poco ha sido así y creo que sigue subyaciendo parte de esto en mí. No es que no haya tenido amigos en España, de hecho he tenido muchísimos. Me acuerdo de que el primer día de colegio lloré antes de entrar por la puerta (jajajaja), esa clase sería mi segundo hogar y mi refugio. Hice los mejores amigos que pude, les quería, me querían. Pero debo reconocer que fui bastante tímido con las personas desconocidas, no tenía el don de gentes. Ahora, a día de hoy, sigo siendo un poco tímido al principio pero tampoco me cuesta abrirme. Aún así valoro mucho la soledad, pienso que es no es ningún mal, más bien un regalo que pocos saben apreciar.

    Mi primer recuerdo relacionado con el "sexo" si es que se puede considerar sexo a esto que voy a contar, fue cuando tenía 5 o 6 años. Por la televisión veía Hércules y había una escena en la que unos marineros le atrapaban y una mujer abofeteaba al héroe. No pude evitar notar que mi pito se pusiera dura, no comprendía muy bien lo que pasaba, pero me excitaba ver a Hércules atado y humillado por esa mujer. Recuerdo que me tumbaba sobre el sofá y comenzaba a frotarme contra él, a veces sudaba a mares de estar tanto rato frotándome. Realmente no me frotaba sólo con el sofá, sino que también con la mano. Era genial alcanzar el clímax, no salía nada pegajoso ni líquido. Era mucho más cómodo que ahora, sin duda. Mi tía abuela a veces me pillaba y me decía que dejase de hacer eso que estaba mal, pero a mí me daba igual. Yo lo seguía haciendo cuando no me veía.

    Este placer por los hombres, la humillación, el dolor, los golpes, por los cuerpos bonitos jamás desapareció de mí. Siempre fui un pequeño niño perverso deseando el poder de controlar a otro hombre mucho mas fuerte que yo. Lo intentaba con mis amigos en el colegio. Me acuerdo que de pequeño jugando a ¿guerrear? me pedía ser el rey y mis amigos tenían que arrodillarse para hablarme y protegerme de los ¿orcos?. Era realmente fascinante y excitante para mí esas pequeñas experiencias.

    Cuando cumplí 12 años y ya había pasado al instituto conocí por primera vez lo que es el BDSM y el cine porno. Durante esos años de la popularización de Internet, cuando todo el mundo deseaba una conexión de banda ancha y descargarse películas a través de la mula, observé por primera vez lo que es la humillación de verdad. Mi tío se descargó una película y yo recuerdo que estaba trasteando con su portátil, de repente la mula avisó de que se terminó la descarga, mi tío me dijo que abriese la película a ver si era la que decía el título que es. Lo abrí tan inocente y lo que veía era un grupo de soldados, adelanté un poco la barra de reproducción y vi cuerpos desnudos, lo cerré rápidamente, me sentí ruborizado, mi tío me dijo: "es una película rara, no la veas." Sólo tienes que prohibir algo para que todo el mundo lo haga.


    Por supuesto que yo me pasé su orden por los cojones, cuando estuve solo, volví a reproducir la película (más tarde me enteré que se llamaba Berlin Army Dreams de Cazzo) se podía observar como un soldado fregaba el suelo de rodillas, desnudo y con el sargento inspeccionando su trabajo y pateándole el culo. Esa escena me la puso bien dura, pero a la vez me incomodaba bastante la desnudez, ver sus huevos y su polla o la follada final que le pega el sargento.

    Gracias a esto empecé a buscar más videos de este tipo, hasta encontrarme con Van Darkholme y la serie Bondo Gods.

    A raíz de investigar sobre estas películas descubrí un nuevo concepto, el BDSM y aquí me tenéis escribiendo esto. A pesa de haber descubierto un mundo nuevo, todavía no sabía claramente si me gustaría estar con un hombre, su pene, sus testículos, su culo, follar. Para mí era algo que no podía concebir todavía, era una barrera que mi mente colocaba para consolarme de mi clara homosexualidad. Lo pasé mal, no era algo que pudiese contar a mis amigos, pero tampoco era nada del otro mundo, yo pensaba que me seguía gustando las chicas, de hecho me declare a la niña más guapa de mi clase ( ¡olé mis cojones! ), no dio resultado. Fue más bien un fracaso, pero era joven, todavía no tenía ni idea de lo que me esperaba.

Esperando el tren ese día.
Esperando el tren ese día.

    Es comprensible que a lo largo del tiempo uno se vaya cansando de las mismas historias de siempre. Yo me cansé de las pajas, de leer relatos en tuamo.net y de ver vídeos por la red. Busqué quedar en real con alguno y viendo el escaso éxito que tenía en tuamo, preferí buscar en Google, que es fuente infinita de información y oportunidades. Encontré a un masoca convencido, tenía tan solo 15 años, pero él tenía 23. Mentí, dije que tenía 18. Todavía me acuerdo de ese día. Mi madre estaba de viaje y mi padre y yo nos quedamos solos en casa. Él se iba por las tardes a no sé donde y yo directamente cogí y me fui sin dudar a casa del tipo este. No os voy a aburrir con la sesión que tuve porque, vale, fue mi primera vez y era un poco torpe, pero me lo pasé muy bien. Él quizás no tanto, porque no vi que se le pusiera muy dura, pero se le veía con ganas de recibir más caña.

    A partir de esa primera experiencia he intentado quedar lo más que he podido, pero ver a un niño, porque todavía sigo teniendo cara de niño, no es lo que la gente busca. Suelen pedir hombres, no niños, así que mis citas han sido más bien gracias a mi forma de pensar o mi personalidad que mi por mi físico.

    A pesar de que mi vida haya estado plagada de dificultades y sufrimiento me siento muy afortunado. He sido siempre positivo y sobretodo he tenido millones de momentos felices, eso sí, todos muy efímeros. No me cabría duda de que podría haber vivido mejor la vida que la Naturaleza me ha concedido, pero lo he hecho decentemente.

    Creo que me he extendido demasiado en esta entrada, pero los hechos más destacables están reflejados aquí. Disculpadme, intentaré escribir entradas menos extensas, pero es que esta ocasión lo exigía así. Abrazos.

Fonso de Sade

jueves, 29 de marzo de 2012

18 AÑOS


    Me toca despedirme esta noche de mis 17, mis diecisiete inviernos. Unos diecisiete años en los que no me arrepiento de casi nada. La verdad es que he tenido una vida bastante plena, obviamente he tenido altibajos, como todos. Muchas veces he querido desistir, dejar de luchar, rendirme. Ha habido ocasiones en los que la incomprensión del mundo que me rodeaba me hacían querer deshacerme como si fuera polvo y huir y ha habido otros momentos en lo que he querido parar el tiempo y no dejar que se escape ni un ápice de la felicidad que me bañaba en esos momentos.

      Otro año más ha llegado el día que marca el fin de un ciclo y el inicio de otro. Es mi cumpleaños otra vez. Esta noche supongo que es la más especial de todas las que he tenido durante estos 18 años. Hoy ya tengo el honor y la responsabilidad de ser el total y único responsable de mis actos. Sé que mañana será un día igual, que nada cambiará, ni seré mas guapo, ni seré mas inteligente, ni mas rico, ni más pobre. Pero, sinceramente, me hace realmente ilusión y me causa inmensa felicidad tener al fin 18 años.

     No me voy a enrollar más que se me hace tarde y mañana todavía me queda madrugar, pero os prometo que haré un análisis de conciencia y de vida mañana mismo. Abrazotes para todos.

Fonso de Sade

domingo, 18 de marzo de 2012

I'm not a superhero



     En millones de ocasiones me han "alegrado" el oído con meros halagos. Escuchar cómo te suelta un: "es Usted perfecto." es excitante a veces. Pero me doy cuenta de lo que significan esas palabras. Debajo de esa lisonja, está toda una declaración de intenciones.


     Antes quizás podía dejarme influir por ese tipo de halagos, pero ahora siento más que molestia. Intentan empujarme hacia el Cielo, hacia lo Divino, cuando yo pugno por quedarme en la Tierra, ser un mortal más, con sus debilidades, defectos y fallos. Odio que me consideren perfecto, no soy Dios, ni quiero serlo. No pretendo igualarme a él siendo AMO y tampoco deseo fingir por momentos. No me gusta tener que llevar máscaras, no quiero actuar como una divinidad, con sus movimientos llenos de gracia, la voz seductora, una sonrisa enloquecedora, un cuerpo escultural. Estoy lejos de todo ello ya no en el plano físico, también quiero alejarme del plano psicológico. Sé que soy fuerte, que pueden apoyarse en mí. Lo he hecho siempre, toda mi vida he estado ayudando y cuidando de los que me rodeaban, pero a veces también tengo ganas de desfallecer y caerme al suelo rendido. Me levantaré, lo sé, pero he caido, eso no es propio de un Dios.


    No soy un dios, porque a veces lloro, porque a veces necesito apoyarme en otros. No soy un dios, porque mi cuerpo nunca ha sido perfecto, porque me ensucio como todo mortal en la Tierra. No soy un dios, porque peco de vanidad, porque tengo miedos. No soy un dios, porque...

    Me gusta ser el adolescente que soy, con todas mis imperfecciones. Me gusta verme en el espejo y no encontrar al ser mas bello que haya pisado la faz de la Tierra, aunque debo reconocer que a veces si que me dan venazos en los que sufro cierto narcisismo ante el espejo. Me gusta saber que estoy muy lejos de ser el modelo ideal de persona. A veces soy egoísta, muchas veces me puede la ira, incluso a veces pierdo el control de mi cuerpo dejandome llevar por turbulentos sentimientos que me arrastran a "enamorarme".  Me gusta saber, en ciertas ocasiones, que soy el último mierdas de este mundo, es mi puta realidad, pero intento sobrevivir en ella.

     Sé que soy insignificante, pero gracias a que me doy cuenta de TODO lo que soy, también soy capaz de verme el más poderoso, de ser capaz de mover el mundo. Tengo valor por pretender cambiar el mundo. Soy valiente por escribir esto, despotricando contra mí mismo, reconociendo, públicamente, lo que me hace ser un puto mortal defectuoso. Me gusta auto rebajarme un poco los humos de vez en cuando, es bueno para mí.



     Como iba diciendo y haciendo referencia al título de esta entrada, quiero manifestar que no soy un superhéroe, que no podré estar ahí firme, dispuesto a soportarlo todo y ser el apoyo de todos. No podré ayudar a la gente. Quizás ya no es porque no pueda, es que ya ni si quiera quiero ayudar a los demás. Hay pocas personas que se han ganado mi respeto y pocos merecen que yo les ayude y sea su soporte.

     Por hoy no tengo nada más que decir. Vuelvo a pediros disculpas por no tener el blog al día, pero ahora que me estoy organizando mejor, espero que me leais con más asiduidad. 

   
 Fonso de Sade

viernes, 24 de febrero de 2012

No me toques los...

     Hoy y creo que durante muchos días, todo, absolutamente todo, excepto mis estudios, me ha dado igual. Siento que no estoy ligado a nada, que soy una pieza incomprendida y que no encaja absolutamente en ningún sitio. Pero, por favor, no me malinterpreteis, no quiero dar pena ni nada por el estilo. Más bien me da igual e incluso me siento bien. Me siento bien estando solo, creo que me he acomodado en este pedacito de soledad que he creado para ciertos momentos pasando a convertirlo en mi hogar permanente. No es una soledad fria y dolorosa, mas bien es una soledad placentera, una soledad envuelta en suavidad, calor, paz.

El placer de la soledad
     Jamás me ha gustado estar sólo. Siempre he estado muy receptivo y abierto a los demás. He sido alguien dispuesto a ayudar o solamente a escuchar penas o alegrías, no me importaba, me gustaba compartir aunque sólo fuese eso. Era un completo pelele, estúpido e iluso. Malditos cretinos que me usaron como un pañuelo. Ahora les miro fríamente a los ojos y veo lo estúpido que fui dejándome usar como un paño de lágrimas y también lo cerdos que son ellos. Ahora no es que les guarde rencor, simplemente les miro con frialdad y les desprecio. No por lo que pudieron hacer o dejar de hacer sino sólo por el hecho de lo podridos que están por dentro. Claro está que la culpa no es solamente de ellos. Es mi culpa, mía por ser tan tonto. Pero eso ya se terminó hace bastante tiempo.

    No tengo ganas de escuchar ni de ver a cualquiera acercarse solo para contarme sus putas vidas llenas de miseria, penas y putrefacción. Qué harto estoy de esos que sólo quieren ir dando pena por la vida. ¡Joder! ¿No podeís tener un poco de jodida dignidad? ¿Es necesario que vayais llorando por los pasillos delante de todos para que luego os pregunten y no digais nada? No soy capaz de soportarlo, no soporto a los victimistas de la vida. Ten valor para afrontar tus putos problemas y si de verdad no sabes como solucionarlos busca ayuda, pero acúerdate de los que te ayudaron y no seas un hipócrita.


     Estoy cansadísimo de escuchar el rollo de todos los días, es insoportable el repiqueteo de sus amarguras en mi oreja. Tengo los cojones hinchados ya de tantas lagrimillas y de debiluchos que no saben más que llorar. ¿No teneís una personalidad? Bueno, por esta vez dejaré de hablar de estas personas que sólo consiguen enervarme y de sacarme de quicio por su incapacidad de luchar contra las adversidades. Ahora sólo intento evitarles, cuando se acercan a mi oreja para volver a darle al pico, simplemente paso totalmente y me voy a otro lado. Así es como uno se libra de los chupópteros.

    La gente también se piensa que son demasiado importantes, que no podré vivir sin ellos. Es la misma puta historia de siempre. Se piensan que yo me voy a acabar arrastrando y pidiéndoles... No, mejor aún, rogarles por un poco de atención. A todas estas personas... Comeos una mierda. Nadie, absolutamente nadie es imprescindible para mí. Soy fuerte, he podido sobrevivir a golpes muy duros y no creo que por la ausencia de nadie me vaya a morir. Así que por favor, borradme del msn, del Tuenti, Twitter, Facebook, tuamo.net, Recon... Borradme de donde queraís, me chupais un pie y me quedo tan ancho. Lo que les gustaría a esa gente es que yo estuviera pensando en ellos día y noche y suplicando por un poco de ¿atención? Me comeís la polla a cuatro tiempos y a dos manos, chavales.


    También estoy bastante hasta los cojones de la gente que me hace perder el tiempo. Invierto horas en las que podría estar durmiendo para conocerles pero se ven que se acojonan a las primeras de cambio. Mirad, si no teneís cojones y quereís quedaros en vuestra zona de comodidad, mejor ni me hableís, paso de vosotros. Conmigo es posible que no te entiendas o en caso contrario volar y hasta tocar el cielo. Si no estas preparado para las emociones fuertes e intensas, mejor búscate uno que te abra el culo en canal y te lo deje como un bebedero de patos. NO tengo necesidad de perder mi tiempo con nadie.

    Sinceramente hoy estoy bastante irritado y creo que gracias a esto me siento mejor. No obstante sigo pensando lo mismo. Ahora corregiré los tacos pero me he dado cuenta que son bastantes. Disculpad por mi ausencia y por este repentido ataque de ira, pero tenía muchísimo trabajo y os he tenido un poco abandonados otra vez. Por ahora la tónica general seguirá siendo la misma, porque a mediados de marzo termino con mis exámenes, asi que os pido un poco de paciencia ya que tengo bastantes entradas medio preparadas. Gracias por soportarme y espero que disfruteis leyendo.

Fonso de Sade

domingo, 12 de febrero de 2012

Mi primera FUSTA

    ¡SIII! ¡Mi primera fusta! Que ilusión me hizo ir a comprarla. No he ido a una tienda especializada en BDSM porque me parece un timo absoluto, así que fui más práctico y me fui a un Decathlon. Entre y fui directo a la zona de quitación, en una rinconcito estaban las fustas colgadas. No tienes mucha variedad para elegir, porque la mitad son para niños, con colorines y muy cortas y la otra mitad está mas o menos bien. Sólo me gustaban dos, una con el final de cuero y que valia 25€ aproximadamente y otra de 8€ que no sé de qué está hecho. Ambas eran igual de largas y al final me compré la 8€. Me compré esta concretamente.

    La verdad es que la fusta es una preciosidad. La única pega que podría sacarle es que es demasiado larga, claro, es de caballo, pero para alguien de mi estatura quizás para el uso que le doy no sea la mejor. Y lo noté porque para meterlo en mi casa me lo tuve que meter debajo de la ropa y aún así sobresalia la punta, que gracias a que llevé bufanda, pude cubrir y lo metí con cierta dificultad. Pero aun así, me la compré y fui a estrenarla. Esa misma tarde me fui a casa de un perro y la usé.

    La sensación es realmente alucinante, la fusta se convierte en una prolongación tuya y al deslizarla en el aire hasta que la punta estalla contra la piel y seguidamente se escapa el grito del esclavo es siemplemente indescriptible. Es una sensación que te recorre todo el cuerpo y arranca de la cara una sonrisa -perversa-.

     Pero me quedé con ganas de más, no la usé lo suficiente, así que si hay algún voluntario que desea poner su cuerpo para mi disfrute, que me deje un mensaje en el correo y nos divertimos un rato.

Saludos.

domingo, 5 de febrero de 2012

Sentir...



Sentir el aire en mi cara.
Sentir el aire llenar mis pulmones al subir a respirar cuando no aguanto más en el agua.
Sentir el agua helada recorrer mi cuerpo en verano.



Sentir un beso.
Sentir que TODO me hace SENTIR VIVO.
Sentir que estoy preparado para lo mejor y también para lo peor.
Sentir la adrenalina recorrer mis venas.
Sentir mi grito desgarrandome por dentro.
Sentir la excitación en cada célula de mi cuerpo.
Sentir el dulzor de la victoria y la amargura de la derrota.

 Sentir que estoy al borde del abismo.
Sentir la tristeza de una pérdida.
Sentir que la realidad se convierte en polvo.
Sentir que jamás me arrepentiré.


Sentir que soy poderoso.
Sentir que soy invencible.
Sentir que al tumbarme sobre el césped, la hierba me haga cosquillas.
Sentir que el sueño se apodera de mí.
Sentir que la ira controla mi cuerpo.
Sentir la luz sobre mi piel despertándome y quemándome a la vez. 
Sentir la lluvia salpicar sobre mi piel. 
Sentir que rezumo euforia por todos mis poros.
Sentir que estoy perturbado.

 Sentir que soy libre.
Sentir que se me desgarra la voz de tanto reírme.
Sentir que me importa una mierda el mundo que me rodea. 
Sentir que todo lo que deseo es SER FELIZ.
Sentir que lo comprendo todo durante una décima de segundo.
Sentir que lo he olvidado todo.
Sentir que debo seguir luchando.
Sentir que necesito poco para ser feliz.
¿Tú no sientes que tenemos suerte de poder VIVIR?

Fonso de Sade