martes, 1 de noviembre de 2011

Sueño



     Te encuentro especialmente atractivo. Estás frente a mi desnudo, sufriendo. Sabes que me encanta esa estampa. Mueves discretamente la cadera, intentas provocarme. Me sonríes a pesar del terrible dolor que padeces en los huevos. Me siento maravillado y extasiado ante ti. Te contemplo, observo cada centímetro de piel, rozo con delicadeza las zonas enrojecidas por la sesión con la fusta. Estiro de un poco más de la cuerda. Ya han desaparecidos tus sonrisas, me miras suplicante pero a la vez me tranquilizas, me dices que estás bien, que aguantarás por mí.



      Me siento a esperar el momento en el que tu muro se derrumbe, que el torrente de emociones agolpado en tu esbelto cuerpo surque mi ser, que inunde mi alma de tu esencia, tornarnos un único ser. Comienzo mi frenético placer, tú gimes, te cuesta contener los gritos. ¡Ahógalos!-te dices a ti mismo. te comienzas a doblar del dolor. Me miras desde el suelo suplicante, con los ojos empañados. Me contemplas como a un Dios con esa cara de niño pequeño, me acerco a ti mientras sigo disfrutando de mi placer. Abres la boca a pesar de que el dolor consume tus fuerzas. Sabes que estoy a punto de alcanzar el éxtasis, ya no aguantas más el dolor, rompes a llorar.


     ¡ÉXTASIS! Abres la boca para intentar albergar mi semilla en ti. Tus lágrimas se vuelven incesantes, como ríos de lava ardiente que contienen los gritos, la furia, la impotencia, la fuerza, tu amor, tu pasión, tu miedo.


     Eres tan hermoso a tu manera, eres tan bello. Tan armónico en tu belleza, tan sincrónico con mi placer, tan simétrico en tu alma. Me encoges el corazón, espero unos segundos más. Desato la cuerda. quedas tirado en el frío suelo, como un trapo ajado, lleno de Mi Vida, lleno de tu vida, con lágrimas abrasando tu cara.


     Eres atracción gravitatoria para mí. Me desnudo, me tumbo sobre ti te abrazo, te acaricio. Beso tu cara, bebo de tus ojos. Siento tus brazos aferrarte a mí. Sobran las palabras, hemos creado el silencio más expresivo. La lengua del silencio. Siento orgullo, siento amor, siento tristeza, siento pasión... Me siento bien teniendote pegado a mi pecho. Me siento reconfortado al saber que eres capaz de convertir tu sufrimiento en mi placer, que lo haces entregandote a mí, que lo haces de forma sincera e íntegra. Ójala no se acabase ese momento.

4 comentarios:

  1. Te felicito, has expresado tan auténticamente tus sentimientos!
    Mereces al mejor esclavo a tus pies.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fonzo, lamentablemente blogger cerró el blog Perros atendiendo a denuncias de usuarios "escandalizados"
    Nosotros somos cabezaduras e insistimos en esta nueva dirección que te invitamos a visitar:
    http://nuevaediciondeperros.blogspot.com/
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias Germán. Un comentario asi siempre me alegra muchisimo. ;)

    stephan cambiare el enlace hacia vuestro blog ahora mismo. Me da muchisima pena que blogger haya cerrrado vuestro blog. Pero no hay mal que por bien no venga. Así que ánimo. :D

    ResponderEliminar
  4. Madre mía, como escribes! Eres un auténtico genio, de eso no cabe duda. Me inclino ante ti.
    Saludos afectuosos!

    ResponderEliminar