jueves, 6 de octubre de 2011

¿Fidelidad?

¿Castidad = Fidelidad?


     Durante estos días he hablado con muchas personas interesadas en una relación conmigo. Durante las conversaciones que he tenido con estos individuos he notado un denominador común. Todos ellos mencionan la fidelidad. Hablan de ella como la panacea de una relación, como si sólo importase eso para que una relación siga adelante. Argumentando que la infidelidad es algo que les desagrada por razones como: "es que si lo haces con otro tío, significa que no me quieres", "no quiero infidelidades, porque mi novio, es sólo mío!", "pueden provocar que te enamores del otro!"...

     La verdad es que me ha parecido patético que la gente argumente de esa manera. Yo opino sobre el mundo gay. Para mí, la fidelidad SEXUAL es absolutamente banal. No tengo por qué centrarme en una persona sexualmente, no veo razones por las cuales deba seguir esta "norma social", "costumbre" o "norma moral". La gente suele relacionar sexo con amor.

      ¿Pero de dónde viene esto? Pues sencillamente, solo he tenido que pensar un poco, lógica pura. Viene a raíz del matrimonio, de enlazar el amor (al casarse) con el sexo. Desde hace siglos y hoy en día perdura la norma en algunos sectores sociales de que sólo se debe tener sexo después del matrimonio y esto dado por la Iglesia. Teniendo en cuenta la importancia que ha tenido la Iglesia en la Historia de la Humanidad, este hecho es algo muy arraigado en las culturas en las que el cristianismo ha jugado un papel importante. Dado la globalización, esta norma cultural se ha trasladado a todas las partes de mundo. Otra razón a considerar es la de los celos y la posesión. Es decir, "tú eres mío y que los demás ni te toquen".

    Para tener sexo y que estuviera "bien visto" había que estar casado. Y justamente viene aquí lo importante, esto al hacerse a lo largo de los siglos una y otra vez ha convertido este esquema en algo cultural. Por lo tanto se piensa que el "amor" y el sexo van unidos. Esto en las parejas heteros ha sido algo totalmente establecido e inamovible hasta nuestros días, aunque siempre ha habido y hay excepciones. Esta herencia que nos llega de la sociedad la asimilamos y forma parte de nuestra cultura como tal.



    A partir de esta herencia, sentimos que debemos ser fieles incluso sexualmente. Cosa que para mi no tiene mucho valor a día de hoy. No necesito saber que follo de puta madre o que le doy todo el placer que necesita. No creo que el sexo esté vinculado sólo y exclusivamente a los sentimientos. Pienso que lo importante de una pareja no es el sexo, es el "amor" (quimera). El sexo  queda relegado a un segundo plano donde no tiene mayor importancia. Opino que perfectamente puedo follar con mi novio pero no me importaría si se va y luego lo hace con otra persona.

    Lo que me molestaría realmente es que empiece a haber más que sexo, sería una infidelidad sentimental y eso sí que podría romper una relación. Pongo un ejemplo, veo a mi esclavo/pareja en un café charlando y tonteando con un chico, en ese caso me empezaría a cabrear bastante y sinceramente se llevaría un severo castigo.

     Para mí el sexo y la penetración son cosas con mucho simbolismo, algo que no podría hacer con cualquiera y por tanto no iría de cama en cama como una puta barata. El sexo es más que placer. Es entrega y aceptación. Es pasión, es amor, es idolatría, es rendición, es victoria, es paz, es armonía, es sincronización, es unión, es fusión, es fuego, es hielo, es un viaje hacia el Paraíso, es rozar el Cielo con los dedos.

Paz, armonía, sincronización.


     NO me importa que mi chico al principio folle con otros, pronto entenderá el sexo como yo lo hago y no necesitaré ponerle un límite ahi, él mismo sabrá lo que DEBE hacer. Espero a que pronto vengas a mis pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario