domingo, 3 de abril de 2011

Love The Way You Lie

- En la primera página de nuestra historia, nuestro futuro parecía brillante.
- Y lo es.

- No sé por qué sigo sorprendido, incluso los ángeles tienen sus ideas malvadas.
- Nene, ¿a caso no sabías que soy un ángel caído?

- A pesar de eso siempre serás mi héroe, aunque hayas perdido la cordura.
- La pasión, el desenfreno que me provoca tu cuerpo es la causa de mi locura.

- Sólo quédate ahi y observa cómo me quemo, pero...
- Ya lo sé, no lo digas, pero está todo bien porque te encanta la forma en la que duele y a mi me gusta más aún, perrito.

- En este tira y afloja, siempre ganas incluso cuando yo tengo razón.
- Sé que te encanta que yo gane.

- Es enfermizo que todas estas batallas son lo que me mantienen satisfecho.
- Es la enfermedad que tanto placer te provoca y la que tantas heridas abre en tu carne.
 

- Quizás soy masoquista, intento correr pero no quiero irme.
- No eres cualquier masoquista, eres masoquista de mi destrucción, ya te tengo bajo mis pies, no podrás escapar, no querrás escapar.

- Inténtalo y tócame, puedo gritarte: ¡no me toques!
- Grita, resistete, ambos sabemos que estás deseando ser destrozado por mí.


- Vete de la habitación y yo te seguiré como un cachorro perdido.
- Lo sé, sé cómo te sientes, sé que me necesitas, que necesitas calmar ese ardor en tu interior.

- Nene, sin ti no soy nada, estoy tan perdido... abrázame.
- NO! Sufre tu soledad, sufre por tu atrevimiento, sufre por tu indisciplina, sufre por tu inconsciencia, ¡puta!

- Dime lo feo que soy, pero que me amarás siempre.
- Te amo y te amaré.

- Empújame en las consecuencias del destructivo camino que estamos siguiendo.
- Te arrastraré hacia la espiral de nuestra perversión.