martes, 8 de marzo de 2011

Discriminación


     No soy el hijo que ellos desean, no cumplo con los estereotipos de "su sociedad". No soy el hijo de sus sueños, soy el hombre que llora, soy el hombre sensible, soy el hombre que dibuja, soy el hombre que no juega al fútbol, soy el hombre que va a contracorriente, soy el hombre que ellos jamás hubieran querido de hijo.  Nunca he sido su favorito, nunca he sentido un poco de amor y cariño sinceros, quizás estoy ciego pero mis recuerdos sólo me revelan esta estampa.

     Ellos hacen notar su rechazo hacia mí, no lo ocultan, simplemente lo sueltan, sin imaginar el daño que me puedan hacer. Supongo que ya estoy acostumbrado a eso, acostumbrado a ser herido y por ello cada vez es menos doloroso. Cada vez me importa menos, cada vez les hago menos caso, cada vez estoy más lejos.

     Me irritan de sobremanera y hace unos cuantos años, cuando todavía era un infante, lloraba. Pero hoy que tengo suficiente capacidad para ver las cosas además de ser más optimista,  sólo quiero agradecer a la vida de que me haya dado unos padres tan crueles e ignorantes como ellos.

     Gracias a ellos cada vez veo más claramente cómo ser una PERSONA y no un inculto, un necio, un retrógrado, un inepto y lo peor de todo un  intolerante con las demás personas que tienen una forma de pensar, de ver y de sentir diferentes a la mía. Agradezco cada puñalada que intentan clavarme porque solo de esa manera puedo ver la luz entre tanta mierda.

     Ojalá ellos se vayan al cielo, si es que ese Dios del que habla tanta gente existe, porque yo iré directo al infierno con todos los "pervertidos" y  los "invertidos" como nos llaman ellos. Ojalá, ojalá yo vaya al infierno para perderos de vista.
Mi éxito en la vida, SER PERSONA.

     Gracias papá y mamá. Sois los mejores padres que podría haber tenido.

3 comentarios:

  1. Realmente, lamento lo que te ocurre, ante todo porque te comprendo. Nunca he sido rechazado por ser gay, ni por mis diferencias. Simplemente, tengo unos padres que en muchas ocasiones se han mostrado indiferentes conmigo, como si no existiera... porque bastante tienen con ocuparse de un hijo rebelde... y como yo soy el bueno, el estudioso, el responsable; he pasado desapercibido, así de sencillo.

    Aunque digas que te hace más fuerte, creo que también te hace más frío, con la ventaja de que mi amor solo soy capaz de entregarlo a una persona realmente especial, ya sea mi esclavo o un novio convencional.

    Verás que con el tiempo, nuestros padres abrirán los ojos, cuando sea tarde para recuperar el tiempo perdido. Entonces, tú y yo seremos demasiado felices para mirar al pasado, y habremos olvidado todo por cuanto hemos pasado. Qué poco nos cuestará perdonarlos, pero cuánto les habrá costado a ellos querer a sus hijos como es debido...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Hades, antes de todo te mando un abrazo enormee!! :D Casualmente me pasa algo por el estilo. Mis padres se preocupan más por mi hermano el rebelde, el problemático y como soy el "bueno"(en realidad soy un demonio jajajaja) pues pasan de mí. Antes me dolía y pensaba que le querían más. Ahora me da un poco igual.

    En realidad solo me hacen más fuerte, yo con el resto del mundo soy como soy, una persona abierta, cariñosa y bastante confiado e "inocente". Yo entrego mi amor incondicional a mis amigos de verdad, aunque ahora noto más lo que me comentas sobre la frialdad y la distancia. Sinceramente, no es frialdad, si no desconfianza a contar mis secretos y construir un pequeño muro para que las personas que em acaban de conocer no sepan demasiado.

    Yo no les guardo rencor, sólo que no me caen demasiado bien. A mi madre la quiero. Simplemente no tendré que perdonarles, no estoy enfadado con ellos, estoy agradecido por la mierda de educación que me han dado, ya que eso es lo que me hace ser la persona que se muestra aquí al mundo. :D

    Un abrazo muy fuerte y todo mi apoyo.

    ResponderEliminar
  3. Todo mi apoyo también para ti, gracias por contestar!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar