viernes, 25 de febrero de 2011

Tarde extraña

     Hoy me siento extrañamente bien, el vacío de mi pecho lejos de afligirme el alma y herirme el corazón, me llena de una rara felicidad.

     Arde en mi gélida llama, consumete en mi boca. Hazme sentir tu calor a través de los gritos del dolor. Nunca dejes de buscarme y alcánzame como hizo Apolo con Dafne, pero hazlo antes de que me marche. No desistas mi Apolo, no dejes que me aleje de ti como el Levante, atrápame y cae rendido a mis pies, agárrame fuerte, aférrate, intenta rozar mis labios, tiembla de miedo, tiembla... Intenta mirarme a los ojos Dios mío, deja que tus lágrimas escapen Enamorado mío, permiteme deslumbrar tu pequeño mundo Esclavo mío, consiente que destruya tu mundo Amor mío.

     Construye tu vida sobre mi piel, vístete con mis palabras,alimentate de mi cuerpo. Llename de caricias, besos y abrazos. Simplemente HAZLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario