martes, 16 de noviembre de 2010

El peor castigo...


Ausencia


     Tu y yo sabemos que el peor castigo que se puede aplicar es la ausencia de nuestra presencia. Se dice que para el perro (hablo de la gente que vive de verdad el bdsm no los pajeros que se lo toman como un juego ocasional) la falta de la figura del AMO es algo que le produce un dolor enorme, es algo lógico ¿no? Pero ¿y la ausencia del perro? Yo no puedo relatar  como es la primera parte, más que nada por que no he tenido la suerte de vivirla, pero si que puedo tratar la segunda. 

     La ausencia del perro es algo que me duele, que me quema, que me enerva, que me hace sentir solo, incompleto, desconforme, destrozado. No es fácil para mi estar sin el ser al que amo y al que cuido con el
mayor esmero que las circunstancias me permitien. Dejarle de lado me hace sentirme terriblemente inseguro. 
     Pero claro, todo esto se supera, se aprende que estando asi no se gana nada, que no me puedo permititr deprimirme, tengo que estar al 100% para estar a la altura de las circunstancias. Espero que si tú estás en una situación así, no decaigas y aprendas como yo he hecho, a filtrar esas sensaciones y tener paciencia para el momento adecuado.

Mi humilde consejo

1 comentario:

  1. Mi peor castigo señor es tener casi medio siglo. Sentirme mal por ello y vivir, como Santa Teresa, sin vivir en mí.

    ResponderEliminar