domingo, 3 de octubre de 2010

Sadismo



     Cuantas veces me habré preguntado por qué, pero es evidente que nadie sabe la respuesta, ni si quiera yo. Pero sé que me encanta, me encanta ser salvaje, maltratar su cuerpo, arrancarle sus gritos, atrapar sus gemidos, es algo que me pone la piel de gallina. Siento un placer inexplicable azotando su piel, llenando su cuerpo de cera, pellizcando cada milímetro  de él.

-Grita, grita. Grita por mi placer, grita por encender mi llama, grita para hacerte mío.

       Muerdo su oreja con pasión, muerdo su cuello con lujuria, muerdo su brazo con ira. Morder, provocando un dolor placentero, volviéndole loco, loco por las sensaciones que experimenta. Marcándo lo que es mío, saber que él ya llevará mi marca mis dientes en su brazo, el dolor que le provoco me hace estar en continuo éxtasis. Su sufrimiento es mi placer, su dolor mi alegría, te quiero, te quiero entre mis dientes!

      Muchas personas me consideran un monstruo, un ser despiadado. En parte tienen razón, pero quiero aclarar que no me gusta ver sufrir a una persona ajena al momento sexual, no me gusta ver sufrir de pena a mi pareja, ni me gusta ver como sufre una persona a la que han destrozado el corazón o al que le hayan pegado, o lo que sea. Siento placer porque me gusta su dolor, el dolor que voluntariamente me entrega, que me regala porque me ama. Nuestro ritual es algo más que provocar y recibir, es una acto de entrega absoluta, un acto infinitamente bello.

5 comentarios:

  1. Así siente un amo, lo has expresado muy bien, sin verguenzas y con pasion.

    ResponderEliminar
  2. Muy Nice tu blog me uno a el!!!

    Te dejo el mio
    http://relatosgay-historias.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Pero qué es esto, me levanto de la siesta y me habeis comentado tantos??!! jajajajaja
    Muchas gracias a todos por el apoyo, se agradecen los comentarios de ánimo, intetaré mejorar. Un saludo muy muy grande para los dos.

    ResponderEliminar